¿Qué debo saber sobre la fiebre?

26/06/2019 - 21:06:51

La fiebre es el aumento temporal en la temperatura de nuestro cuerpo por encima de los 37° C o 38° C, dependiendo de la persona, en respuesta a alguna enfermedad o padecimiento.

Se trata de un mecanismo importante de defensa del cuerpo contra infecciones, que la mayoría de las veces son causadas por virus y con menor frecuencia por bacterias. La fiebre nunca es una enfermedad y en sí misma no causa daño cerebral, ceguera, sordera o muerte, a menos que sobrepase los 42° C. No obstante, cuando es causada por infección rara vez sobrepasa los 40.5° C, a excepción de que la persona esté demasiado abrigada o esté en un lugar caluroso.

Algunos niños predispuestos (4%) pueden experimentar convulsiones febriles; en su mayoría, el episodio termina rápidamente, no causan daño permanente y no significa que el niño tenga epilepsia.

 

Causas de la fiebre

 

  • Infecciones: Casi cualquier infección puede provocar fiebre, desde resfriados y dolores de garganta comunes, infecciones óseas, apendicitis, meningitis, infecciones urinarias, gastroenteritis, infecciones del oído, etc.
     
  • Vacunas: Los niños pueden presentar una fiebre baja durante uno o dos días después de la aplicación de ciertas vacunas, como la vacuna contra la tos ferina acelular (DTaP), la difteria, el tétanos o la neumocócica.
     
  • Dentición: El crecimiento de los dientes de los bebés y niños pequeños puede causar un ligero aumento de la temperatura corporal, no superior a los 37.8° C.
     
  • Trastornos inflamatorios o autoinmunitarios: Tales como la artritis, la colitis ulcerativa, la enfermedad de Crohn, la vasculitis, entre otras.
     
  • Medicamentos: Ciertos antibióticos, antihistamínicos y anticonvulsivos pueden llegar a causar fiebre.
     
  • Agotamiento por calor: Los golpes de calor y la realización de actividad físicas pueden producir un aumento de temperatura.
     
  • Coágulos de sangre o tromboflebitis

     
  • Cáncer: En el caso de la enfermedad de Hodgkin, linfoma no Hodgkin y la leucemia, la fiebre es el primer síntoma del cáncer.

En algunos casos, es fácil determinar cuál es la causa de la fiebre y podremos tratarla nosotros mismos. El objetivo será bajar la temperatura y sobre todo reducir el malestar que provoca.

 

Otros síntomas

 

La fiebre muchas veces puede estar acompañada de otros síntomas y signos, que dependen del causante:

  • Sudoración
     
  • Escalofríos y sensación de frío
     
  • Dolor de cabeza
     
  • Dolores musculares
     
  • Pérdida de apetito
     
  • Deshidratación
     
  • Irritabilidad
     
  • Debilidad general

 

Tratamiento: mitos y verdades

 

Cuando experimentamos una fiebre leve sin otro tipo de síntomas, no es necesario realizar ningún tratamiento más que hidratarnos y descansar un poco más. En el caso de los niños, si observamos que comen, beben y juegan con normalidad, están despiertos y tienen un color de piel normal, la infección probablemente no sea grave.

Cuando la fiebre provoca incomodidad, vómitos, deshidratación o no permite el sueño, sí podremos tomar otras medidas:

  • Ofrecer agua con frecuencia y consumir líquidos en cantidad para mantenernos hidratados.
     
  • Quitar el exceso de ropa pero sin desabrigarnos completamente, y mantener el ambiente a una temperatura templada y bien ventilado. Una capa de ropa liviana y una manta no muy gruesa para dormir son lo indicado.
     
  • Tomar un baño tibio o de esponja puede ayudar a refrescarnos, especialmente luego de tomar medicamento.
     
  • Tomar antitérmicos, como el paracetamol y el ibuprofeno. Para los niños, se suele comenzar por el paracetamol ya que tiene menos efectos adversos. Los niños de 6 meses de edad o menos no deben tomar ibuprofeno, y en el caso de los niños de 3 meses o menos siempre debemos consultar primero al médico. Para suministrar el medicamento, debemos seguir las dosis y normas del prospecto, determinando la dosis según el peso. Si el medicamento es vomitado antes de 15 minutos luego de su ingesta, se puede volver a tomar; si pasa más tiempo no es necesario.

 

También tenemos que tener en cuenta qué es lo que no debemos hacer en caso de fiebre, especialmente en niños:

  • No envolver o abrigar en exceso, especialmente si se presentan escalofríos.
     
  • No realizar baños fríos o fricciones con hielo o alcohol.
     
  • No es aconsejable alternar o combinar paracetamol e ibuprofeno. Si bien la aspirina es eficaz para la bajar la fiebre en adultos, no debe ser administrada a niños.
     
  • No administrar demasiados jugos de fruta, en particular de manzana, a los niños más pequeños. Evitar las bebidas para deportistas.
     
  • No forzar los alimentos.
     
  • No utilizar medicamentos para la fiebre luego de la vacunación.
     
  • No despertar a la persona con fiebre si ya está dormida para darle el medicamento antitérmico.

 

Cuándo consultar al médico

 

El grado de fiebre o la respuesta al antitérmico no son indicadores de la gravedad o la causa de la infección, sino que debemos estar atentos a otros signos y consultar al médico en los siguientes casos:

  • Si se trata de un bebé de tres meses o menos.
     
  • Si la temperatura sube a más de 40° C.
     
  • Si la fiebre dura más de 48 horas.
     
  • Si tiene síntomas como dolor de garganta, de oídos o tos.
     
  • Si ha tenido fiebre de manera intermitente por una semana o más.
     
  • Si sabe que padece una enfermedad seria, como un problema cardíaco, anemia drepanocítica, diabetes, EPOC u otros problemas pulmonares crónicos o fibrosis quística.
     
  • Si presenta un nuevo sarpullido o hematomas.
     
  • Si tiene dolor al orinar.
     
  • Si tiene problemas del sistema inmunitario, por ejemplo debido a terapia crónica con esteroides, trasplante de médula ósea o de órganos, extirpación del bazo, VIH o tratamiento para el cáncer.
     
  • Si ha viajado recientemente a otro país.
     
  • Si el niño rechaza la alimentación y los líquidos.
     
  • Si el niño está adormilado, muy irritable, tiene mal aspecto general, llora en exceso o le cuesta respirar.
     
  • Si el niño tiene manchas en la piel de color rojo oscuro o morado que no desaparecen al estirar la piel.
     
  • Si se presentan vómitos o diarreas persistentes o muy abundantes.
     
  • Si no orina o lo hace de manera escasa.
     
  • Si el niño tiene convulsiones.

La fiebre no necesariamente tiene una causa de gravedad, pero si tenés dudas o muchas molestias, no dudes en consultar al médico.

Fuentes: MedlinePlus, Clínica Mayo, Familia y Salud

Últimas Noticias

Empresa de medicina prepaga de la ciudad de Paraná. Nuestro objetivo es ofrecer salud privada con los menores costos posibles brindando prestaciones con profesionales comprometidos con nuestras políticas.

OTROS SERVICIOS

Telepathic Soft Copyright © 2019 | Contacto : contacto@telepathicsoft.com.ar